Nos ha tocado encerrarnos y mirar el interior. Ha sido una cuarentena de introspección, de analizar nuestras vidas y nuestros hábitos. Y también, semanas de estudiar nuestro hábitat. Muchos nos hemos dado cuenta de pequeños cambios que queremos hacer para reconquistar espacios: en nuestras casas, en nuestras ciudades, en nuestras rutinas. Hablar más, disfrutar más de la familia, comer mejor, hacer más ejercicio y rodearnos de la naturaleza. ¿Te suenan? 

En nuestro centro de jardinería hemos notado que estos últimos meses habéis empezado a cuidar más y mejor vuestras plantas o a preguntaros cómo incorporarlas en vuestras casas. Y, en muchos casos, habéis apostado disfrutar de este hobby con la familia. Uno de las actividades estrella es crear vuestro propio huerto urbano: divertido, ecológico y facilita el objetivo de comer mejor. ¿Te apuntas?

Te traemos una pequeña guía para que aprendas a crear tu propio urbano en casa. ¡Fuera excusas!

[GUÍA] Cómo tener un huerto urbano en casa

Cómo tener un huerto urbano en casa:
EL ESPACIO


¿Qué compro para arrancar con mi huerto urbano? Bien, debes tener claro que no existe un recipiente mejor que otro. La elección perfecta dependerá de muchos factores: el espacio con el que cuentes, la inversión que quieras realizar, el uso que vayas a darle a tu huerto, etc. 

Jardineras y macetas

Si tienes poco espacio, quieres ampliar la zona del huerto por temporadas o quieres que este conviva con otros elementos y utilidades en tu balcón, puedes recurrir a las macetas y a las jardineras para tu huerto urbano. 

Esta es una opción muy flexible en cuanto al espacio, te permitirá modificar el número de cultivos en función a las estaciones o dedicarle un espacio único a determinados cultivos. 

Jardín vertical

Esta es la única opción en algunos casos, especialmente en aquellos pequeños balcones donde quieres apostar por tu propio huerto pero sin renunciar a tu espacio. De este modo aprovecharás al máximo el sitio disponible, ya que se basa en estructuras que se enganchan a la pared. Eso sí, esta es una alternativa muy estética que le dará una nueva vida a tu rincón.

Pero también has de saber que es la opción más limitada para el cultivo ya que el tamaño disponible para cada planta será menor. Podrás tener aromáticas, lechugas, espinacas, fresas… pero deberás renunciar a tomates y pimientos, por ejemplo. 

Cómo tener un huerto urbano: jardín vertical en el balcón

Mesa de cultivo

Esta es la mejor alternativa si dispones de un espacio en terraza, patio o jardín que quieres destinar exclusivamente a este fin. A los más pequeños de la casa les encantará y es una alternativa muy útil, también, para las personas mayores. Y es que al tratarse de una estructura elevada, la mesa de cultivo os permitirá trabajar más cómodamente. Además, facilita la tarea del riego y permite plantar diversos cultivos en el mismo espacio. 

Cómo tener un huerto urbano en casa:
LA ILUMINACIÓN


Ahora que te has decido por tu recipiente (lo que, como hemos visto, puede condicionar el tipo de cultivo), debes tener en cuenta otro aspecto muy importante:

¿Cuántas horas de luz tienes en tu casa?

Las plantas más altas sitúalas en la cara norte, para evitar que proyecten sombra sobre los cultivos más bajos.

Si puedes, orienta tu huerto urbano hacia el sur o el sureste, ya que son las orientaciones con más horas de sol.

Analiza en qué zonas da más sol y dónde se generan sombras y planta los cultivos más exigentes en las zonas con más luz y los que agradecen la sombra en aquellos sitios donde la hora de luz directa sea menor. 

¿Cómo influye en la luz en los cultivos del huerto urbano?

Los pimientos, los tomates y las judías, por ejemplo, necesitan muchas horas de sol, mientras que otros cultivos tienen suficiente con cuatro horas de luz al día. Y si en tu balcón no hay mucha luz, no te preocupes. Podrás optar por plantas aromáticas, lechugas, acelgas, guisantes, puerros, fresas, ajos, apios… ¡Hay muchas opciones! Puede que no crezcan tanto como lo harían con una iluminación adecuada, pero crecerán y serán igual de saludables y sabrosos

Cómo tener un huerto urbano en casa: plantar tomates en el balcón

Cómo tener un huerto urbano en casa:
PLANTAR

 

En función al ansia que tengas por ver crecer tus plantas o lo “manitas” que seas, puedes optar por comprar las plantas ya listas para colocar en tu huerto urbano o comprar las semillas y vivir todo el proceso. También tienes la alternativa de arrancar con una siembra en semillero, es decir, en macetas pequeñas, de algunos cultivos que posteriormente pasarás a su lugar definitivo. 

Y entonces llega la gran pregunta. ¿Qué planto? Te traemos algunas opciones fáciles, para que vayas estrenándote. 

  • En semillero: tomates, pimientos, fresas o berenjenas.
  • En semillas: judías, espinacas, lechugas, albahaca o guistantes. 

Suena bien, ¿verdad?

Cómo tener un huerto urbano en casa:
MANTENIMIENTO

Y ahora es cuando toca trabajar. Cuidar tu huerto, verlo crecer, vigilar que no pase nada malo y, ¡por fin!, recoger. Lo más importante que debes tener en cuenta ahora es:

Sustrato

Este es uno de los elementos más importantes a la hora de empezar con tu huerto urbano. Ten en cuenta que al ser un espacio más limitado que una huerta tradicional, debemos dotarle a nuestras plantas de un sustrato específico que retenga bien el agua y sea rico en nutrientes. Te recomendamos adquirir un sustrato específico para huerto urbano. 

Riego

¿Cuándo riego? 

Además de los consejos de siempre de no regar en exceso ni quedarnos cortos o en los meses de más calor regar siempre en las primeras o últimas horas del día, en el caso del huerto urbano es más importante que nunca conocer las necesidades de nuestros cultivos

En base a esa información es muy importante planificar nuestros cultivos y situar las plantas agrupadas por necesidades de riego. Algunas, como los tomates, los guisantes y los pepinos piden un riego medio o moderado. En cambio, los calabacines, los puerros o las alcachofas, entre otros, exigen mucho riego. Y muchas plantas aromáticas, los ajos, las cebollas… necesitarán poco riego. 

¿Cómo riego?

Si tienes una mesa de cultivo quizás te interese un sistema riego por goteo, que te garantizará que tus plantas reciben la cantidad justa de agua sin mayores preocupaciones. Si prefieres el sistema “tradicional” de regadera, intenta no mojar demasiado las partes aéreas de las plantas, para evitar así que aparezcan hongos y otras plantas. Riega la tierra a ras de suelo y controlando muy bien que la presión del agua no dañe las raíces de tus cultivos.  

Abonado

Abono inicial:

Al preparar o reciclar un sustrato en huerto urbano te recomendamos añadir una dosis de abono para sustituir los nutrientes que los cultivos anteriores habrán consumido. Puedes usar compost, estiércol, humus de lombriz… Mézclalo bien con el sustrato para asegurarte que las raíces pueden empezar a disfrutar de él. 

Abono de mantenimiento: 

Pasados unos meses de arrancar con tu huerto urbano, es importante que comiences a abonar tus plantas. Lo mejor es hacerlo cada quince días con el agua de riego. Es importante para aportar todos los nutrientes que los cultivos necesitan para continuar con su ciclo natural.  

Cómo regar un huerto urbano