La calabaza es uno de los símbolos más representativos del otoño en nuestra huerta. En cualquiera de sus formas y variedades, la calabaza se ha convertido en protagonista de nuestras casas durante estos meses, tanto por sus propiedades nutritivas en la cocina como por su carácter decorativo en la festividad de Halloween.

Octubre el mes de la calabaza - Centro de jardinería Gorbeia

La cosecha de esta planta herbácea perteneciente a la familia de las cucurbitáceas suele tener su punto álgido, dependiendo de la variedad, entre los meses de septiembre y octubre. Entre las variedades que más conocemos y consumimos, están la calabaza cacahuete, la vinatera y la gigante. Las dos primeras variedades son las que más usamos en la cocina, mientras que la calabaza gigante es sin duda la reina en la decoración de Halloween.

Las calabazas: Linternas en Halloween

Para encontrar el origen del uso de las calabazas como elemento decorativo en Halloween, nos tenemos que remontar hasta el siglo XIX. La llegada de irlandeses a Estados Unidos popularizó la leyenda de Jack O’Lantern, un granjero que que consiguió evitar que el diablo se llevase su alma. El protagonista de esa leyenda utilizaba un nabo tallado con una vela dentro a modo de linterna. Con el paso de los años y sin consenso histórico en la justificación del cambio, el nabo fue sustituido por la calabaza como elemento que se tallaba para emular la linterna de la leyenda.

La calabaza perfecta para decorar  en Halloween es la variedad gigante o calabaza etample. Su gran tamaño, color vivo y una corteza muy resistente, la hacen perfecta para trabajar como elemento decorativo en estas fechas. Para conseguir tallar una calabaza de Halloween debemos seguir los siguientes pasos:

  1. Cortar la parte superior de la calabaza, de modo que podamos vaciar su interior con ayuda de una cuchara.
  2. El segundo paso es dibujar con un rotulador sobre la superficie de la calabaza la forma de los huecos por los que queramos que pase la luz.
  3. Con ayuda de un cuchillo, tallaremos aquellas partes que hayamos dibujado.
  4. Una vez que lo tengamos, podemos utilizar papel de cocina para secar ligeramente el interior de la calabaza, donde posteriormente colocaremos una vela o linterna que la ilumine.

    Octubre el mes de la calabaza - Centro de jardinería Gorbeia

La calabaza en la cocina

Como alimento, las variedades cacahuete o vinatera son las más utilizadas para guisos, sopas, purés o postres. Su protagonismo en la cocina es importante por su versatilidad como ingrediente y su categoría de superalimento con grandes propiedades nutritivas

Antioxidante, con un gran contenido en ácido fólico, vitaminas A, E y C, baja en calorías y un gran aporte en fibra, la calabaza es el ingrediente perfecto de nuestra huerta para los meses de otoño. Con ella podemos preparar desde platos de cuchara como el puré o la sopa, pasando a ser un ingrediente perfecto en ensaladas o protagonista en deliciosas recetas de repostería al horno o como mermelada. Por si fuera poco, sus semillas son muy ricas en hierro y vitamina E.

Cultivar calabazas

La calabaza es uno de los cultivos estrella en otoño pero, ¿cuándo tengo que sembrarla? La época perfecta para hacerlo es a partir de la primavera, cuando comienza a hacer calor y los días son más luminosos y soleados. En ese sentido, el mejor mes sería mayo ya que la calabaza necesita unas 10 o 12 horas de sol al día para desarrollarse adecuadamente. 

Siémbrala en un lugar de máxima exposición solar, apórtale un abono rico en materia orgánica -como estiércol o humus de lombriz- y riégala de manera frecuente y regular, aumentando el riego cuando aparezcan los primeros frutos. 

La calabaza tarda unos seis meses tras la siembra inicial en estar lista para ser cosechada y se asocia de maravilla en la huerta con cultivos como el maíz, las judías, la col, la lechuga o el tomate, por ejemplo; pero no con la patata. Durante su crecimiento ten cuidado con el pulgón, la araña roja, la mosca blanca y el oidio.