La Navidad es época de recogimiento, de familia y de hogar. Si disfrutas decorando la casa para estas fechas tan especiales, seguro que acostumbras a incorporar plantas en tu escenario. Puede que cuentes con alguna Flor de Pascua o que, si tienes jardín, disfrutes de la Navidad más tradicional junto a un abeto. Pero, ¿estás abierto a más opciones?

Recopilamos en este artículo algunas de las plantas más navideñas que puedes encontrar en nuestro centro de jardinería

Flor de Pascua

La opción más clásica: la Flor de Pascua. Esta planta es una de las opciones más populares estos días para regalar y no falta en ningún salón que presuma de decoración navideña. ¿Sabías que lo que se colorea de rojo no son las flores si no las brácteas de la planta? Es decir, son las hojas modificadas que rodearán luego a las verdaderas flores, minúsculas, amarillas y poco espectaculares. 

Muchos nos decís que no lográis que esta planta sobreviva a las fiestas. Pues bien, el cuidado de la poinsettia no es para nada complejo. Es muy importante recordar siempre que es una planta de interior, que la protejas de las corrientes de aire y que la sitúes, a su vez, lejos de radiadores y estufas. A la hora de regarla, hazlo siempre con agua templada. 

A pesar de que el rojo -el color por excelencia de la Navidad- es la opción más clásica, la poinsettia también puede lucir otros tonos como el amarillo o el rosa, por ejemplo. Por otro lado, también encontrarás a su «prima» la princettia, conocida como la Estrella de Otoño. Los cuidados son iguales que los de la poinsettia. La diferencia es que las brácteas son de color rosa y sus hojas verdes algo más pequeñas.

Acebo

Los frutos rojos del acebo son, sin duda, uno de los símbolos de la Navidad. Lo que que quizás no sepas es que se trata de una planta que se encuentra protegida ya que está en peligro de extinción, debido a la reiterada esquilma de la mano del hombre. 

Puedes colocar este arbusto en tu jardín, tanto en maceta como directamente en el suelo. Hazlo en una zona sombría y donde esté expuesto a la brisa natural. El acebo se lleva de maravilla con el frío y resiste sin problemas temperaturas bajo cero. 

Eso sí, ten paciencia: se trata de un arbusto de crecimiento lento. Debes saber, también, que no le gustan mucho los transplantes y que es muy importante que lo podes en otoño para que rebrote con más fuerza. 

Bromelia

Y seguimos con el rojo. ¿Acaso hay un color más navideño? Y es que, aunque la podemos encontrar en más tonalidades, la bromelia roja es otra de las plantas más usadas en esta época del año para decorar nuestros hogares

De nuevo, como con la Flor de Pascua, se suele pensar equivocadamente que lo que se colorea son las flores de esta planta. Pero son las brácteas de la bromelia la que adquieren esta presentación tan particular. 

El origen tropical de las bromelias confiere a estas plantas unas características idóneas como plantas de interior. Sus vistosos colores y formas las convierten en una planta perfecta para darle un toque exótico a nuestra casa. Ese origen tropical implica que aquí debe encontrarse siempre en el interior del hogar, con una temperatura entre los 18 y los 30 grados. Es una planta muy dura y resistente: riégala una vez a la semana con medio vasito de agua. 

Cactus de Navidad

Conocida también como Pluma de Santa Teresa, esta planta se llama Schlumbergera y es muy popular en esta época del año ya que coincide con su floración. Es una planta ideal para tener en maceta durante toda su vida, ya que no crece más que unos 40-50 cms. como máximo. 

Lo más destacado de esta planta son sus flores, que tienen forma de plumas (de ahí su popular nombre). Las flores pueden ser rosas, rojas, blancas, naranjas o amarillas y miden entre 3 y 5 centímetros de diámetros.

En interior debe colocarse en un espacio en el que entre mucha luz y esté lejos de las corrientes de aire. En exterior, mejor en semi sombra, ya que si está expuesto al sol directo se puede quemar. En cuanto al riego, debe ser más frecuente que el que suelen requerir otros cactus: dos o tres veces por semana en verano y una vez a la semana el resto del año. Es importante también aumentar la humedad del ambiente. 

¿Sabías que este es uno de los cactus más duraderos?

Ardisia

Menos conocida es la ardisia, una planta de porte arbustivo y siempreverde. En invierno luce unas bayas rojas muy decorativas, lo que la convierte en una opción ideal para regalar o incorporar a nuestra decoración navideña como alternativa a la poinsettia.

Es una planta muy fácil de cuidar. Lo más importante es que tengas en cuenta que las exposiciones muy calurosas dañan la ardisia y las bayas se caerían. Colócala siempre en el lugar más fresco de la casa. El riego debe ser abundante en verano y escaso en invierno.

Otra curiosidad de esta planta es que sus frutos se mantienen en la planta hasta la siguiente floración, coincidiendo a la vez las flores y los frutos.

Ardisia en el Centro de Jardinería Gorbeia

Echeveria

La echeveria es una planta suculenta con forma de rosetta que destaca por su apariencia y sencillez de cultivo. Contrastará con las opciones más coloridas que predominan en nuestro hogar en estas fechas y son perfectas para decorar centros de mesa, combinándola, por ejemplo, con la Flor de Pascua. 

Esta planta tiene una vegetación resistente y necesita unos cuidados muy básicos: una gran iluminación y unos riegos periódicos. Puedes encontrarla en muchas variedades diferentes, aunque la más predominante es la que cuenta con colores verdes en sus hojas.

Plantas para Navidad: echeveria

Abeto

Otro de los emblemas de la Navidad en el mundo entero. Uno de los grandes protagonista de estas fiestas, celebrándose en torno a él muchas de los festejos y reuniones de estos días. Eso sí, si optas por este o cualquier árbol natural recuerda que se trata de un ser vivo que necesita cuidados y compromiso, no es un complemento más de tu decoración navideña

El cuidado de los abetos de navidad solo es efectivo si partimos de un abeto perfectamente enraizado en su contenedor. Recuerda, además, que esta es una planta de exterior por lo que necesita temperaturas frescas para desarrollarse bien, por lo que debe permanecer el menor tiempo posible en el interior del hogar, y debe alejarse de fuentes de calor como radiadores, estufas o chimeneas. 

Si lo mantienes en el interior, riégalo muy frecuentemente, ya que las temperaturas son más elevadas. Lo ideal sería regarlo cada dos o tres días.

Recuerda que todas estas plantas puedes encontrarlas en nuestro vivero de plantas en Vitoria Gasteiz. Cuéntanos, ¿qué planta no falta nunca en tu decoración navideña?

Flores de Pascua en el Centro de Jardinería Gorbeia