¿Sabes que las tillandsias pueden vivir sin sustrato? Son en su gran mayoría epifitas, lo que supone que pueden crecer sobre otro vegetal o superficie, utilizándolo únicamente como soporte, sin parasitarlo nutricionalmente. De esta forma, las tillandsias no enraízan en el suelo, tomando el agua y los nutrientes directamente del aire, a través de sus hojas.

Consejos y cuidados de las Tillandsias - Centro de jardinería Gorbeia

Es sin duda su capacidad de adaptación al medio lo que hace de la tillandsia una planta perfecta para decorar cualquier rincón de nuestra casa, tanto en exterior como en interiores. Su aspecto exótico la han convertido en una planta básica para decorar jardines, terrazas y rincones verdes de nuestras casas. A esta versatilidad natural para su crecimiento y desarrollo en casi cualquier superficie, hay que sumar que son plantas realmente sencillas de cuidar.

Su condición de crecimiento sobre cualquier superficie le ha dado también el nombre de clavel del aire. Son el género más diverso de la familia de las Bromeliaceae y se encuentran principalmente en bosques y montañas de zonas tropicales de Centroamérica, Sudamérica o México.

Consejos y cuidados de las tillandsias

Tal y como os estamos contando en este post, las tillandsias son unas plantas para todos los públicos por la sencillez de sus cuidados. Aquí os desgranamos algunos de los consejos básicos para su cuidado.

Ubicación y luminosidad

Aunque es una planta perfecta tanto para interior como para exterior, hay que tener en cuenta aspectos claves como la temperatura y la humedad. Son plantas que no encajan bien la luz directa con temperaturas muy altas en exterior, prefiriendo climas más templados y húmedos. En interior, las tillandsias necesitan buena ventilación y estar alejadas de zonas muy cálidas o zonas donde la luz sea muy directa sobre las mismas. Esta es una recomendación a tener en cuenta sobre todo en los meses de verano.

Riego de las tillandsias

Otro factor importante a tener en cuenta en el cuidado de las tillandsias es el riego. Son plantas que requieren un buen grado de humedad en el ambiente. Por tanto es importante pulverizar la planta con agua 2 o 3 veces por semana, siendo especialmente cuidadosos con el riego en épocas calurosas como el verano o en ambientes muy secos.

La importancia del abonado

Como siempre, recomendamos no descuidar el abonado de nuestras plantas. Lo recomendable con las tillandsias es aplicar un fertilizante especial para este tipo de plantas, pulverizando sobre las hojas de las mismas cada 15-20 días, aprovechando el momento en el que tenemos que regarlas.

En este vídeo os contamos más sobre las tillandsias o clavel del aire.

 

▶ Suscríbete a nuestro canal de Youtube para más consejos de jardinería