Es la planta de interior más regalada y una de las flores más preciadas en todo el mundo. La orquídea es una planta que aporta elegancia y belleza a tu casa. Su aspecto delicado puede llevar a engaño: es una planta muy resistente que, si se sabe cuidar bien, te regalará flores muchos años. 

Sabemos que hay muchos fanes de la orquídea por aquí, así que os traemos algunas de las curiosidades de esta preciosa planta.

Leer: Cuida tus plantas: Cuidados de la orquídea

Flores de orquídeas

Curiosidades de la orquídea

  • Es una de las plantas más antiguas del planeta.
  • Es la familia más grande de plantas con flores que existe. Hay más de 25.000 especies de orquídeas documentadas en todo el mundo, ¡y esa cifra sigue subiendo!
  • Aunque se considera una planta tropical, lo cierto es que las orquídeas crecen en todos los continentes. Y en todos los países son muy populares. 
  • La flor de orquídea más pequeña pertenece al género Platystele y no superan el centímetro de longitud. Las de mayor tamaño superan los 75 centímetros de diámetro y son de la especie Phragmipedium caudatum.
  • La simetría de sus flores es similar a la humana: la orquídea tiene una simetría bilateral (como el rostro humano): si trazamos una línea vertical en el medio de la flor, se forman dos imágenes simétricas idénticas.
  • ¿Sabías que la vainilla es una sustancia aromática y saborizante producida por la orquídea Vanilla planifolia?
  • Algunas flores de orquídeas florecen por horas mientras que otras duran hasta medio año.  
  • Las plantas de orquídeas pueden vivir ¡hasta los 100 años de edad! ¿Nos olvidamos ya del mito de que es difícil de cuidar? 
  • Las orquídeas tienen las semillas más pequeñas del mundo. Eso sí, puede haber hasta tres millones de semillas en una sola vaina de orquídea.
  • Tardan muchísimo en brotar. Con esta planta se trabaja la paciencia y es que las primeras flores de la planta no aparecerán hasta 5 o 7 años después de la germinación. La que compramos suele tener una década de antigüedad. 
  • La palabra orquídea en latín significa testículo. Esto se debió a la similitud de los tubérculos de ciertas orquídeas con el órgano sexual masculino.