Las altas temperaturas son uno de los principales problemas a los que debemos hacer frente en verano para mantener bonitas y sanas nuestras plantas. Junto al excesivo calor, las plagas de insectos se pueden convertir en otro de los principales peligros para nuestros jardines, terrazas y huertos.

Las plagas de insectos pueden estropearnos las plantas de nuestro jardín o huerto este verano si no sabemos cómo identificarlas, actuar a tiempo y controlarlas. En este post nos centramos en definir las principales y más comunes plagas de verano a las que están expuestos nuestros huertos, terrazas y jardines.

Plagas de insectos

Plagas de insectos más comunes

Pulgón

La del pulgón es sin duda una de las plagas de verano más comunes entre nuestras plantas. Los pulgones se sitúan en el reverso de las hojas de nuestras plantas. Normalmente podemos encontrarlos en árboles de sombra, plantas con flor y plantas ornamentales entre otras. Se alimentan de la savia de las plantas provocando que la planta pierda su verde y vigorosidad, atrofiando las hojas e impidiendo su crecimiento hasta acabar con la vida de la planta. Es importante detectar cuanto antes si nuestras plantas están afectadas por una plaga de pulgones porque su desarrollo y expansión es realmente rápido.

▶️ En este vídeo os contamos más sobre cómo prevenir y afrontar una plaga de pulgones.

Gusanos y orugas

Es entre la primavera y el verano cuando los sus huevos eclosionan y aparecen los gusanos en nuestras plantas. La plaga de gusanos en plantas es muy habitual y por ello es fundamental, siempre que sea posible, adelantarnos a su aparición para evitar tener que combatir esta plaga. El principal alimento de los gusanos son los tallos de las plantas y las hojas de césped. Hay muchos tipos de plagas de gusanos, entre las más comunes están los gusanos del césped o gusanos blancos y la oruga o taladro del geranio, entre otros.

▶️ En el siguiente vídeo os contamos un poco más sobre la plaga de gusanos y cómo combatirla.

Cochinilla

La plaga de cochinilla es otra de las más comunes en esta época del año en las plantas de nuestro jardín y huerto. Sin llegar a ser tan agresiva con nuestras plantas como el pulgón, la cochinilla es también muy problemática si no se ataja pronto su plaga. Su hábitat perfecto son climas secos y calurosos, por ello el verano es especialmente idóneo para su proliferación. Se alimenta de la salvia de nuestras plantas, restando vitalidad a las mismas y evitando incluso que los nuevos brotes crezcan.

Mosca blanca

La plaga de mosca blanca es otra de las más habituales en cultivos de huerto y jardines. Su proliferación en estaciones calurosas como primavera y verano es muy difícil de controlar porque en su ciclo de vida de entre 10-30 días pueden llegar a reproducirse varias veces. Se alimentan de la salvia de las plantas y pueden detectarse síntomas como hojas atrofiadas, arrugadas, secas y amarillentas. La melaza que producen sobre las hojas pueden provocar la aparición de otro tipo de insectos o infecciones en la propia planta.

Araña roja

Para identificar bien a esta minúscula araña o ácaro, es fundamental fijarse en parte inferior de las hojas de nuestras plantas. Si detectamos manchas amarillas o una especie de polvo en ellas, es posible que tengamos a la araña roja como inquilina en nuestras plantas. Se alimentan de la salvia y causan una notable pérdida de hojas. La de araña roja es otra de las plagas comunes que pueden sufrir nuestras plantas en verano. Es conveniente realizar una detección precoz para evitar ataques muy graves que acaben con la vida de nuestras plantas.

Cipermetrina natural contra las plagas de insectos este verano

Control de plagas NeudorffAdemás de los insecticidas habituales para el control de plagas, desde Gorbeia os recomendamos el uso de la cipermetrina como un excelente insecticida y acaricida de origen natural. El origen de la cipermetrina está en el crisantemo y pertenece al grupo de los piretroides. Su carácter natural y su rápida descomposición no le priva de ser un insecticida de amplio espectro, siendo muy eficaz contra cualquiera de las plagas de insectos anteriormente comentadas.

Su efecto puede variar desde las 2 semanas a los 5 meses. En Gorbeia os recomendamos aplicar la cipermetrina una vez por semana durante tres semanas.